Articulos, Política, Politica-Peru

¿Discriminación Racial en el 12º Juzgado Penal de Lima?

LA RAZÓN

Martes 22.Feb.2005

“¿Discriminación Racial en el 12º Juzgado Penal de Lima?”

Azi Wolfenson U.

Me enteré hace un par de dias al leer por internet un diario de limitada circulación que el Juez Jesús Pacheco del 12º Juzgado Penal de Lima me había declarado “reo contumaz” y de acuerdo a dicha nota había ordenado mi captura por difamación.

Quedé ingratamente sorprendido por esta arbitraria decisión y consulté con mis abogados. Ellos me informaron que en vista de que yo no vivía en el Perú desde hace mas de 23 años y que yo no me había nunca ocupado ni mencionado al demandante la Jueza desestimó la demanda en mi caso. En vista de ello, se cambia a la Juez y se “encarga” el caso al mencionado Juez Pacheco. Ni corto ni perezoso el “Juez” cita a mis abogados para que yo preste mi declaración. Aprovechando una de mis visitas al Perú mis abogados hicieron cita con el Juez.  

Me acerqué al Juzgado, acompañado de mis abogados, el dia y hora señalados y me dí con la sorpresa de que el Sr. Juez había salido por todo el día para atender otra diligencia. El secretario no quiso ni tomarme mi declaración ni dejar constancia de mi presencia diciendo que no había recibido instrucciones del Juez en ese sentido. Ahora y después de los acontecimientos recientes y pensándolo bien creo que no le entendimos al secretario y que el Juez sí había dejado instrucciones en el sentido de que no se me atienda.

 No soy abogado, pero uno siempre está, aunque sea medianamente, enterado de sus derechos y obligaciones. I creo que el Juez Pacheco ha ignorado por no decir pisoteado mis derechos. Busqué en el diccionario como definir la actitud del “Juez” y encontré por un lado la palabrita “prevaricato” y por otro lado “discriminación racial.”

 La primera se define por el diccionario de la Real Academia Española como: “acción de cualquier funcionario público que delinque dictando o proponiendo a sabiendas o por ignorancia inexcusable, resolución de manifiesta injusticia.” O sea sin lugar a dudas el Sr. Juez ha cometido esta grave falta.

 Tenía mis dudas de por qué el juez Pacheco, si quería tener mi declaración, no me la envió por correo en vista de que no vivo en el Perú desde hace más de 23 años y que mi dirección en Miami es ampliamente conocida y figura (o figuraba) en el expediente. También se pudo hacer a través de mis abogados o del consulado peruano en Miami. ¡Pero no! Había que dictar sentencia. ¿Tal vez por alguna orden superior? ¿Quién sabe?

Hoy vi la luz. Leí por internet este domingo el diario “Expreso” y en su página política con el título “Viajará a Miami para continuar con diligencias”. “Fiscal habría ampliado un mes la investigación del caso Bavaria” se consigna lo siguiente: “El titular de la Segunda Fiscalía Anticorrupción, Óscar Zevallos, ampliaría por 30 días más la investigación de una supuesta coima de casi US$ 2 millones que habría pagado la cervecera colombiana Bavaria al ex asesor presidencial César Almeyda, para ser favorecida en la venta de acciones de la empresa Backus”.

 “El magistrado habría tomado dicha decisión al no haber concluido una serie de diligencias, entre las que se encuentra las declaraciones de miembros del grupo Cisneros, ex accionistas de Backus”.

 “Precisamente Zevallos tiene programado viajar el próximo 4 de marzo a Miami para tomar la declaración de uno de los accionistas de dicha empresa, quien debe confirmar si notó alguna actividad ilícita en la adquisición de acciones”.

 Me hice la pregunta: ¿en qué se diferencia mi declaración de la de uno de los accionistas de la empresa del grupo Cisneros que amerita que el fiscal viaje a Miami y a mí se me declare reo contumaz? ¿Por qué el juez Pacheco desestima mis certificados médicos y los documentos respectivos que se le presentaron recientemente demostrándole que por ahora estoy prohibido de viajar en avión por un problema cardíaco que me están tratando? Lo único diferente es mi calidad de judío. Por lo tanto considero, juez Pacheco, que Ud. probablemente se acordó de que el Perú fue el centro y cuna de la Inquisición en América Latina y le resulta inconcebible que un judío sea propietario de un medio periodístico. ¿O no es así?

 ¿Será este mismo criterio discriminatorio el que ha primado en la decisión de la sala presidida por la jueza Inés Villa Bonilla para condenar sin pruebas reales ni valederas a cinco años de cárcel a mis hijos Moisés y Alex desestimando las pruebas y argumentos contundentes de la defensa? ¿Será por ello que el juez Pacheco condena al Director de La Razón, que también es judío, mientras que a otro diario que publica las mismas noticias ni siquiera se le demanda? Es decir, a la persecución política se le agrega la discriminación racial. ¿Es esta la justicia peruana?

 Juez Pacheco, haga igual que el fiscal Zevallos y dese una vuelta por Miami y tendré el gusto de conocerlo, ya que la vez que concurrí a su despacho atendiendo a su citación, Ud. se me escabulló. Así podrá tomarme todas las declaraciones que quiera. Por si acaso, tenga la tranquilidad de que será con testigos y notario para evitar tergiversaciones. Por favor, avíseme con tiempo para darle el horario de atención de los hospitales de Miami.

 

 

 

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s