Articulos, Política, Politica-Medio oriente

Estado palestino controlado por Hamás y aliados será utilizado con el objetivo de destruir a Israel

La Razón

 

 

Estado palestino controlado por Hamás y aliados será utilizado con el objetivo de destruir a Israel

Pretenden que NNUU les reconozca control sobre territorios que están bajo jurisdicción hebrea

AZI WOLFENSON

 Azi

Parece inminente que en los próximos días la mayoría de países del mundo van a reconocer en las Naciones Unidos un estado Palestino. ¿Pero de que estado estamos hablando? En realidad existen 3 estados que podrían reconocer. Dos reales y uno irreal. De acuerdo a la ley internacional (Convención de Montevideo de 1933) las condiciones requeridas para ser un “Estado, como persona de derecho internacional se debe poseer  a) una población permanente; b) un territorio definido; c) gobierno y d) capacidad para relacionarse con los otros estados”.

Tanto la entidad palestina controlada por el en Gaza, y la entidad rival palestina gobernada por el Fatah en la ribera occidental, podría decirse que cumplen con estos cuatro criterios de las leyes de los estados. El que las Naciones Unidas irá a votar, no cumple con los mismos.

El Hamas controla una población permanente en un territorio definido (Gaza, dentro de la líneas de armisticio de 1949) tiene un gobierno funcionando y conduce relaciones internacionales con un gran número de estados. Pero Hamas no está buscando la declaración de Estado solo para Gaza. Lo que Hamas quiere es, eventualmente, el total de la Palestina del Mandato, que comprende no solo Gaza y la ribera occidental, sino también el actual estado de Israel.

La entidad palestina que gobierna la margen occidental también podría cumplir con los requisitos legales para formar un Estado. Tiene un gobierno funcionando (la Autoridad Palestina), una población permanente, y relaciones internacionales con un gran número de estados. También controla un territorio definido.

Pero Fatah, la AP, y la OLP están presentando como demanda mínima un Estado que incluya Gaza junto a la ribera occidental, el este de Jerusalem, y todas las otras zonas que estuvieron bajo control jordano y egipcio antes de 1967. O sea están demandando la titularidad sobre tierras que no están bajo su control, sino de Hamas e Israel. A diferencia de las otras dos entidades palestinas que existen actualmente, la entidad palestina que será reconocida por la mayoría en la Asamblea General no existe realmente sobre la tierra. Es imaginaria, es una aspiración, pero no es real. Y no cumple con los requerimientos legales.

Políticas incompatibles

Primeramente, tendría dos presidentes rivales que persiguen políticas incompatibles entre sí. Mahmoud Abbas por una parte y Abdel Aziz Dweik, por parte de Hamas; dos primeros ministros rivales que siguen políticas incompatibles entre sí: Salam Fayyad nombrado por Abbas y por parte de Hamas, Ismail Haniyeh. Este    estado ficticio de “Palestina” tendrá también una legislatura que  Ismail Haniyejamás se reúne. Ninguna de las facciones enfrentadas en el gobierno de Palestina está interesada en su funcionamiento. Finalmente esta Palestina ficticia también carece de la habilidad de realizar elecciones presidenciales o legislativas debido a la rivalidad entre los líderes palestinos y a que existen dos leyes electorales palestinas decretadas unilateralmente por cada grupo.

AbbasMahmoud Abbas

HaniyeIsmail Haniye

Es decir que la Asamblea general de las Naciones Unidas creará un Estado imaginario con dos presidentes incompatibles, dos primeros ministros rivales entre si, una constitución cuyas leyes más importantes son violadas por ambas partes, una legislatura que no funciona, incapacidad para sostener elecciones, una población mayormente fuera de su control, fronteras que anexarían territorio bajo control de otros poderes, y ningún plan de solución para ninguno de estos conflictos. Será una resolución que sembrará las simientes para futuras guerras civiles e internacionales, no una que propicie la paz.

Personalmente hace años consideré que lo más justo era la Declaración Balfour publicada en 1917 y por la cual el Reino Unido se declaraba favorable a la creación de un hogar nacional judío en el Mandato Británico de Palestina y según el cual se dividía el mismo entre judíos palestinos y árabes palestinos. A los últimos les correspondía lo que actualmente es Jordania, reino creado posteriormente por los Británicos justamente complicando la situación. El resto sería para el hogar nacional judío que se denomina Israel. Pero esto es historia pasada. Hoy lo que existe es una realidad  y sobre ella se debe actuar.

En la práctica, aunque la Asamblea General reconozca por amplia mayoría a un Estado palestino, nada va a cambiar, a menos que las cosas estén coordinadas con Israel. Por ello creo que una medida unilateral ante la ONU no es receta para una mejora de la situación en el terreno, sino para la posibilidad de una preocupante escalada ya que Israel por su parte también podría aprobar medidas unilaterales.

Pero lo que preocupa mayormente es precisamente el futuro de este estado. El problema que me permito ver son las promesas de los líderes palestinos a sus ciudadanos. No inspira confianza oír una y otra vez al Presidente palestino Mahmud Abbas rechazando reconocer a Israel como “Estado judío”, aunque adorne su negativa diciendo que por él, que Israel llame a su Estado como quiera y él no interfiere en eso. Lo que se esconde detrás de esa negativa es el de mantener abierta la exigencia de que los refugiados de 1948 puedan volver a sus antiguos hogares, ubicados en lo que es hoy el territorio soberano de Israel.

 Abbas ha rechazado que el tema de los refugiados se resuelva sólo dentro de las fronteras del futuro Estado palestino y ha dado a entender que se debe solucionar dentro de Israel. ¿Para qué quieren entonces un Estado palestino? ¿No sería lógico que quiera llevar allí a todo su pueblo para convertirlo en un hogar prometedor para sus hijos?

Si realmente no cambia nada en la práctica, las grandes expectativas que el liderazgo palestino creó ante su pueblo, pueden terminar con nefastos resultados. La sola frustración que la gente sentirá al ver que ni siquiera después de un reconocimiento en la ONU hay un cambio radical, puede conducir a un fuerte estallido de violencia.

 

Intenciones ocultas

Hace unos días, el Presidente Abbas anunció que su intención es volver a negociar con Israel luego de recibir de la ONU el reconocimiento como Estado. ¿No era que según él no hay negociaciones porque Israel no quiere negociar? La creación misma del Estado independiente, aunque sin duda es un deseo auténtico y sincero del pueblo mismo, no necesariamente parece ser el objetivo central del liderazgo.

Si de declaraciones de trata, pues el Estado palestino ya fue declarado, en noviembre de 1988, por Yasser Arafat. “Ya tenemos una declaración”, dijo el Premier Fayyad. “El tema , por lo tanto, no es declarar el Estado nuevamente sino el Estado en sí. Por ende, dejemos de lado todas las excusas y completemos nuestros preparativos” . En otras palabras, trabajemos, dijo Fayyad. Si Israel no es parte del consenso, no cambiará las cosas.”.

Según la dirigencia palestina el problema es de territorio y de los refugiados. Pero no creo que ese sea el problema. Incluso tampoco creo que el problema sea la desaparición del estado judío. Creo que el problema de los dirigentes palestinos es cómo seguir disfrutando sin el menor esfuerzo de los fondos donados por diferentes naciones y que podrían haber usado en el desarrollo de sus pueblos, utilizan mas bien en su propio beneficio. Igual que las diferentes monarquías del mundo árabe y que han ocasionado los movimientos de libertad de algunos de sus pueblos en la denominada “primavera árabe”.

Israel salió en forma unilateral de la Franja de Gaza, tras desalojar a 8,000 colonos allí y en dos asentamientos al norte de Cisjordania, sin coordinar nada con la Autoridad Palestina, y lo que recibió fue, hasta ahora, más de 10,000 cohetes, misiles y morteros disparados por Hamas y otros grupos radicales , hacia el sur del país . Si Israel simplemente se levanta y se va de Cisjordania (a pesar de que hay 300,000 israelíes en los asentamientos), esos mismos misiles podrán aterrizar en Tel Aviv, Jerusalem y el aeropuerto internacional Ben Gurion.

Hamas Hamas

 Ahmad Abu Ruteima, un activista de Hamas en Gaza, describió recientemente el objetivo de lo que en el discurso interno palestino muchos mencionan ya como una “tercera intifada” que debería estallar después de setiembre: «La lucha es acerca de la existencia misma de Israel y no acerca de las fronteras de 1967”. Pero no sólo Hamas. También en Al Fatah, percibido como el moderado, hay quienes hablan en forma similar.

Las líneas del 67 que suelen ser presentadas como la fórmula mágica que traería la paz eterna a la zona, son engañosas. Ya desde esas líneas Israel fue atacado,..o sea cuando no había territorios ocupados ni tampoco  asentamientos. O sea que a ojos árabes y palestinos, la verdadera ocupación, de fondo, es otra: la creación misma de Israel en 1948.

El presidente palestino Abbas afirmó recientemente en un artículo publicado por el New York Times que sólo Israel recibió su parte en el plan de partición y que entonces atacó a los palestinos y los expulsó, Israel recordó el hecho que los palestinos y los árabes huyeron del país como resultado de una guerra que los árabes habían iniciado.

Abbas, argumenta que, las Naciones Unidas habiéndole dado a Israel su participación en el plan de partición, ahora es el turno de los palestinos de obtener su parte. Por lo tanto, incluso antes de que las Naciones Unidas reconozcan las líneas de 1967 como fronteras, la OLP plantea la demanda de las fronteras de 1947”.

La situación interna palestina es de conflicto y abierta enemistad, aunque disfrazada de acuerdo de reconciliación entre Hamas y al Fatah en camino a un intento de implementación. El propio Premier Fayyad ha dicho en más de una ocasión que en esa situación, el Estado no puede funcionar. Y ni que hablar de lo referente a Israel en esta ecuación, el hecho que Hamas no sólo discute con Al Fatah, sino que continúa preparándose para una guerra contra Israel. Y mientras puede, intenta perpetrar atentados.

 

Atentado Terrorista Agosto 2001

August 2001 Pizzeria restaurante Sbarro donde un atentado terrorista perpetrado por Hamas mató a 15 civiles israelíes.

 Nos cuesta entender cómo de la legítima discusión con Israel se pasa a transmitir mensajes que defienden abiertamente la violencia contra civiles inocentes. Con ello, los primeros dañados, son los propios palestinos que miran los programas en cuestión y son los receptores de esos mensajes.

Abbas debería pensar en actuar no como el Presidente de Palestina que recibió reconocimiento de la ONU, sino como quien logró crear un Estado independiente que viva y florezca en paz junto a su vecino, Israel. Sabe que no es eso lo que logrará dentro de unos días en la ONU. Entonces ¿para qué seguir? A él , todo indica que nadie ya lo va a detener. Pero algunos Estados que votarán en la ONU todavía están haciendo gestiones ante los palestinos para que  las partes vuelvan de inmediato a negociar en lugar de insistir  ante la ONU  para dar el sí a un Estado palestino que en realidad, no acercará la paz.

A juzgar por las reacciones de muchos palestinos, esta semana, ante la decisión de Turquía de expulsar al embajador israelí y congelar los contratos de seguridad con Israel, no parece que el futuro Estado de Palestina tendrá relaciones pacíficas con sus vecinos judíos. El primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan también ha declarado más de un par de veces que el principal obstáculo para la paz en esta parte del mundo es Israel.

De hecho, la alegría que muchos palestinos, pertenecientes a diversos grupos políticos, expresaron sobre la decisión de Turquía es una señal de que ni aún los votos de las Naciones Unidas a favor de un estado palestino a finales de este mes, la «solución de dos estados», va a traer paz, estabilidad y convivencia al Medio Oriente. No se puede ignorar el alto grado de hipocresía en la posición de la Autoridad Palestina, cuyos representantes también corrieron a expresar una gran felicidad por la expulsión del embajador israelí. El júbilo por las medidas de Turquía, sin embargo, muestra que, casi dos décadas después de la firma de los Acuerdos de paz de Oslo, los palestinos siguen considerando a Israel como un enemigo, no un socio para la paz.

Abbas es muy consciente del hecho de que el estado que está buscando de la ONU, sólo tendrá jurisdicción sobre las áreas  en la Margen Occidental que hoy están bajo su control. Irónicamente, él sabe que su mini-estado no sería capaz de sobrevivir sin la ayuda de Israel, que tiene una presencia de seguridad y civil en la Margen Occidental. En muchos sentidos, es la presencia de Israel en estos territorios la que mantiene a Abbas en el poder e impide que Hamas extienda su control más allá de la Franja de Gaza.

Un estado palestino controlado por Hamas y sus aliados, sin duda, servirá como plataforma de lanzamiento para ataques contra Israel, sobre todo si la frontera entre Israel y Jordania cae en sus manos. Esto es exactamente lo que ha estado ocurriendo en la Franja de Gaza desde 2007. Los palestinos radicales que se oponen a la paz con Israel no ocultan su deseo de buscar la destrucción del estado judío. Se oponen a un estado en las líneas anteriores a 1967, porque quieren «liberar toda Palestina, desde el mar hasta el río». Los radicales están diciendo abiertamente que, incluso si se establece un estado palestino en la Margen Occidental, la Franja de Gaza y Jerusalem Oriental, continuarán la «lucha armada» contra Israel hasta que alcancen todos sus objetivos, primero y principal, la destrucción de Israel.

Parecería que sólo negociaciones directas entre las partes podrían acercarnos a una paz duradera en la región. Sin embargo, creo que eso sólo será posible si los líderes palestinos dejando de lado sus intereses personales, tienen el propósito y la honestidad suficiente de aceptar públicamente la existencia de un estado judío con quien mantener relaciones pacíficas y de colaboración permanente y de ponerse realmente a trabajar por el progreso y bienestar de su pueblo.

AZI WOLFENSON

 

 

 

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s