Articulos, Internacionales, Política - Internacional

¿Qué somos los Judíos?

LA RAZÓN

por Azi Wolfenson

Empezaré diciendo lo que no somos los judíos. No somos ni una raza, ni una religión, ni una nacionalidad, ni un grupo, ni una tribu. Somos una familia, con todas sus virtudes y defectos como son el cariño, la estima, el aprecio, la consideración y hasta el amor, junto con la envidia, los celos y hasta el odio. Igual que cualquier otra familia.

Mis amigos no judíos me decían muchas veces: “tu no pareces judío” como elogio porque yo no me diferenciaba de ellos. Yo respondía que eso era mas bien un agravio, porque los que no parecían judíos eran los otros, aquellos que se ofendían si les decían judíos.

Yo personalmente me siento judío como el que mas y orgulloso de serlo. Cuando mis compatriotas peruanos se sienten orgullosos con razón porque descienden de Manco Capac y de la nobleza del Imperio Incaico y a la vez de los Reyes y Corte de España, yo me enorgullesco de mis antecesores que también fueron Reyes como el Rey David y el Rey Salomón. Es decir, somos iguales. Por ello una de las definiciones de ser judío, es no necesariamente el que nace de madre judía ó se convierte al judaísmo sino el que se siente judío y está orgulloso de serlo.

Nos llaman el pueblo del libro por diseminar y hacer público el libro mas leído del mundo: la Biblia, la Torá, los 5 libros de Moisés. No es importante si se cree, como nosotros que fue dictada a Moisés por el Supremo Creador ó se les ocurrió a sus autores escribirla a través de leyendas que se transmitieron de una generación a otra. Lo importante es que establece que todos los humanos tenemos un padre único, Adán y una madre única, Eva. Esta es la primera Declaración de los Derechos del Hombre que diferentes pueblos recogen unos miles de años después. Todos descendemos de la misma raíz, de manera que todos somos iguales y con los mismos derechos.

Otro de los aspectos importantes es el relativo a las normas de ética y moral contenidas y que hoy forman parte de los Sistemas de Justicia mas avanzados del mundo. Junto con el emblema de la tolerancia civil y religiosa: “Ama al extranjero y al residente temporario”, ordenó Moisés, “porque vosotros habeís sido extranjeros en la tierra de Egipto”. El concepto de “Ama al Prójimo como a ti mismo”. Y esto fue expresado en aquellos tiempos remotos y salvajes cuando la ambición principal de las razas y las naciones consistía en abatirse y oprimirse unos a otros.

No somos proselitistas. No pretendemos ni exigimos convertir a los no judíos, menos aún imponer castigos ó pena de muerte a aquel que no pertenezca al judaísmo ó que no acepte unirse al pueblo judío ni adoptar su religión. Al contrario, el Talmud ordena a los Rabinos informar y explicara a todos aquellos que voluntariamente vienen a aceptar la religión judía acerca de todas las dificultades que encierra su aceptación y recalcar que los justos de todas las naciones tienen su parte en la inmortalidad, sin tener que ser necesariamente judíos. Ni siquiera los moralistas de nuestros días pueden jactarse de una tolerancia religiosa enaltecida e ideal de este tipo.

La BibliaLa Biblia

Hemos tratado de restituir en el mundo los valores eternos que nuestros profetas declamaron y establecieron para la existencia del hombre. Valores estos que se convirtieron en la columna vertebral de la moral de la civilización occidental. Valores que al mismo tiempo se derrumbaron en el transcurso del holocausto.

Y sin embargo, tratamos de volver a restituir los valores sublimes de la santidad de la vida, el amor al prójimo y la aspiración a la justicia y a la paz, frente  al escalofriante  sufrimiento de millones de víctimas y frente a la amenaza permanente de un mal entendido fanatismo religioso. Tarea ambiciosa y altruista, pero no  superior a nuestras fueras como lo atestigua la historia.

Tal vez hayamos despertado el odio por considerar que llevar una vida decente va en contra de muchos. Hay muchos que seguramente se preguntan: ¿Quiénes son estos judíos de mierda para decirnos cómo debemos comportarnos y para hablarnos de normas de ética y moral? Personalmente gente que ni me conoce me ha atribuido e inventado hechos en los que no he tenido ni arte ni parte y de los cuales recién me enteré que existían cuando estos pobres individuos los mencionaron. Y a pesar de ello y por encima de los odios y los ataques deseamos llevar una vida decente como tratan de hacerlo todos los hombres de bien de diferentes creencias e ideas y con la seguridad de considerarnos para bien ó para mal ni mejores ni peores que el resto de la humanidad.

Azi Wolfenson

 

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s