Artículos Profesionales, Articulos

¿A donde vamos y a donde queremos llegar?

LA RAZÓN

Azi Wolfenson

A mediados de 1981 después de 1 año de gobierno democrático nos reunimos, bajo los auspicios del Centro de Investigación Económica para la Acción (CIEPA) un grupo de 18 profesionales para hacer  un diagnóstico de los problemas del Perú y proponer un conjunto de medidas que pudieran resolverlos. Nuestra meta era plantear medidas para un futuro mejor.Nuestra ambición era que nuestro país alcanzara un nivel alto de desarrollo ó por lo menos se colocara en la senda de dicho progreso. Todo ello se tradujo en una obra titulada “Hacia una Política Económica Alternativa” que se publicó en Agosto de 1982.

 Los problemas estructurales que se señalaron entonces en la presentación, preparada por el Ingeniero Gustavo Saberbein Chevalier se resumieron como sigue:

 .una estructura de producción concentrada económica y espacialmente, y dependiente del exterior en sus ramas de producción primaria y secundaria mas dinámica; no sólo en materia de decisiones de inversión, insumos, bienes de capital y tecnología, sino también, en gran medida, de precios, mercados y financiamiento;

 .el estancamiento de la producción agropecuaria, que hace imposible satisfacer la creciente demanda interna de alimentos;

 .el escaso nivel de ahorro interno tanto privado como público, que es insuficiente para financiar la inversión productiva necesaria para un desarrollo autosostenido, propiciando así un creciente endeudamiento externo o una desnacionalización de las inversiones;

 .un inadecuado grado de satisfacción de las necesidades básicas de la población;

 .el bajo nivel de bienestar absoluto y relativo por habitante, la desigual distribución de los ingresos y la creciente marginalidad económica y social;

 .la incapacidad del sistema económico para dar ocupación a importantes sectores de la población en edad de trabajar, que explica los altos índices de desempleo y sub-empleo existentes;

 .las dificultades gubernamentales para obtener los ingresos necesarios para atender sus gastos;

 .los déficits crónicos de balanza de pagos originados básicament en las salidas netas por concepto de servicios y la imprevisibilidad de los ingresos por exportación derivados de su carácter fundamentalmente primario;

 . la deficiente infraestructura económica y social;

 .los agudos desequilibrios en el desarrollo de las diferentes regiones; y

 .el escaso desarrollo institucional en los campos empresarial, laboral, político y cultural.

 Han pasado mas de 20 años desde la exposición de estos problemas y los mismos subsisten. Es mas aún, a ellos se agregaron otros como el terrorismo, el narco-tráfico y la corrupción. Lamentablemente, los problemas estructurales en nuestro país alcanzan un carácter de permanentes. Lo más triste es que se agudizan en épocas de recesión. 

 ¿Que hacer entonces? No pretendo hacer a través de estas líneas la apología del estudio preparado sino indicar que existen soluciones, tal como las planteáramos en su oportunidad. Por ejemplo se señalaron objetivos globales como:

 .reactivación sostenida y selectiva de la producción y la productividad e incremento de los actuales niveles de empleo;

 .mejora de las remuneraciones reales y de la distribución del ingreso;

 .control de los desequilibrios del sector externo y fiscal;

 .control de la inflación; y

 .asistencia a los sectores mas deprimidos de la población.

 Al mismo tiempo se plantearon objetivos concretos así como las acciones que se sugirieron en los sectores agropecuario, de la vivienda y  construcción, de la industria, de la pesca, de la minería, del petróleo, de la energía, de la economía y finanzas, de la educación, del comercio, de la administración pública, etc. En resúmen, un verdadero Plan de Gobierno para el futuro.

 Y es aquí a donde ha sido mi intención llegar. Se están enfocando los problemas a medida que se presentan e improvisando las soluciones. El actual gobierno no cuenta con un Plan de Gobierno, lo cual vengo indicando hace tiempo. Creo que debió reunir a un grupo destacado de profesionales especializados en cada sector y elaborar un programa a seguir para el desarrollo del país.

 Este gobierno nació sólo para oponerse al gobierno anterior, pero no puede pretender gobernar al país a base de una cacería de brujas ó de fantasmas, de la cual ya nos aburrimos. Estamos en contra de la corrupción en todos sus niveles, pero dejen al Poder Judicial que haga su labor. Me parece muy bien que se pida la extradición del ex-presidente Fujimori, pero ¿es ese el único objetivo del actual gobierno? ¿Es que si se inicia un juicio al ex-presidente vamos a crear mas puestos de trabajo y mejorar el nivel de vida de la población? El circo que venga también con pan, por favor.

Lo que creo modestamente que se debe hacer es definir cuantitativa y cualitativamente  las metas a las que se pretende llegar y, trabajar y dejar trabajar para alcanzarlas.

 

 

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s